.

7 dic. 2010

John, el esquizofrenico.

Mi nombre es John Alejandro y soy esquizofrenico, no soy nada de atractivo mucho menos fotogenico. Mi mejor amigo es un payaso que me aconseja, tiene ojos de rana y vive dentro de mi oreja, el habla mucho y a veces se molesta y cuando le pregunto cosas casi nunca me contesta, pero el da la vida por mi y yo doy la vida por el, tambien sabemos que hay un desnivel debajo de nuestro redondel.
La gente piensa que yo estoy enfermo porque corro por la ciudad con mi cuaderno, hablando con los perros, con pantalones cortos y unas botas de vaquero, un paraguas en la mano y un sombrero de torero… Pero no estoy mal del todo, también hablo con la gente, digo muchas mentiras para jugarle con la mente. Me gusta dar mal las direcciones del camino para que la gente siempre llegue tarde a su destino, ando con dos hadas madrinas volándome por encima cargando jeringuillas repletas de vitaminas con morfinas hasta que mis venas se inunden pues me la paso haciendo muecas y la gente se confunde (Perdóneme si me estoy riendo demasiado, es que ayer se murió mi madre y me botaron del trabajo.)
Debo 6 meses de renta en mi cartera ni un centavo y no me baño desde octubre del año pasado. Tengo mi cuerpo todo cicatrizado, con cortaduras profundas y quemaduras en primer grado, pero no es nada grave, nada delicado, es que nunca me doy cuenta porque me la paso todo el día anestesiado.
Me gusta caminar solo así hablo con el viento, nunca he tenido sexo como una monja en un convento.
Tranquilo aunque se que puedo explotar de manera repentina como una mina en la segunda guerra mundial, un psicoso maniático antisocial. Luego de saludarte me lavo las manos con jabón antibacterial.
Soy un paciente mental, lo admito, pero eso no te da derecho a mirarme de reojo y a tratarme de lejitos… Ven, acércate, no te voy hacer nada, lo que parece sangre en mi camisa es salsa de tomate derramada… Ven amiguito acércate aquí las tijeras que traigo son para cortar el jardín.
A veces vienen doctores a visitarme con disfraces de fantasmas a tratar de alegrarme porque sufro de trastornos
, ayer metí mi gato en horno y su rabo me lo colgué en el cuello de adorno.
Cuando me dan los episodios empiezo a sudar sodio, y grito muy fuerte para poder sacar el odio, también me dan miedo las sombras, por eso no me atrevo a ir al baño y me orino en la alfombra. Es normal yo solo tengo 13 años! Todavía corro bicicletas y no hablo con extraños, pero si no tomo mis medicinas durante el año todos los días sueño con poder hacerte daño, picarte en pedacitos con estas mismas tijeras, meterte en bolsas plásticas y guardarte en la nevera. No se asusten hoy me tome mis medicamentos! Estoy de buen humor, bien contento, con buen aliento. Yo se que llevo cara de serio pero estoy contento ahora mismo voy a jugar con mis amigos en el cementerio, de hecho… estoy enamorado de unos de mis amigos, hace un año murió sin dejar rastros ni testigos… Es una niña hermosa con la cara color violeta, todas las noches me acompaña a correr bicicleta.
Ella no habla porque es sordomuda y por eso la gente piensa que estoy hablando solo y que necesito ayuda...

calle 13

No hay comentarios:

Publicar un comentario